La importancia de una divulgación seria y contrastada

Ni que decir tiene que la divulgación científica o tecnológica debe de ocupar un lugar importante en nuestra sociedad. Y es tarea de los medios de comunicación ofrecer una información lo más asequible posible a aquellas personas cuya formación técnica no les permite comprender totalmente los hechos descubiertos. Esto, desgraciadamente, no ocurre, buscando un titular sensacionalista y desechando cualquier mínimo rigor en la noticia. En esta entrada vamos a analizar un reciente “paper” publicado en la revista NATURE, cómo lo han tratado los diferentes medios y cómo en realidad tendría que haber sido un análisis riguroso del artículo publicado.

Por mi profesión, tengo que ser consumidor compulsivo de “papers”. Está en mi ADN profesional. Y por ese hecho tengo que estar alerta a las últimas novedades que se puedan dar en el “estado del arte”. Es algo complicado teniendo en cuenta que diariamente se publican cientos de artículos, unos en revistas de impacto y otros en páginas y blogs con menos importancia, además de aquellos que se pueden publicar en revistas y boletines de asociaciones científicas mundiales. El mundo del “paper” científico no es un mundo, precisamente, pequeño.

A veces llegas a un artículo de impacto gracias a los medios de comunicación, gracias a sus secciones técnicas y científicas. Sin embargo, últimamente estas secciones están dejando mucho que desear en cuanto a la presentación del artículo, a su relevancia y a lo más importante, qué representa realmente.

Como mi especialidad es el Electromagnetismo, recientemente he encontrado una serie de noticias con las que, en realidad, no sé qué quedarme. El “paper” en cuestión [1] está escrito por un equipo del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts, considerado como uno de los centros tecnológicos más prestigiosos del mundo), dirigido por el Prof. Tomás Palacios y en el que han intervenido un nutrido grupo de ingenieros y tecnólogos mundiales.

Este artículo muestra el diseño de una rectena que se puede usar para captar la energía electromagnética presente en la banda de WiFi (2.45 GHz, 5.8 GHz), mediante una antena flexible y un semiconductor de muy bajo perfil. Ante todo, lo que representa el artículo es la posibilidad de hacer antenas flexibles con espesores muy finos, con buena eficiencia, frente a las actuales rectenas usando semiconductores convencionales. En el artículo, los ingenieros han usado un semiconductor basado en el disulfuro de molibdeno (MoS2), un material muy usado en aplicaciones como lubricantes y refinación petrolífera. El hecho de que tenga una banda prohibida entre la banda de conducción y la de valencia hace que este material pueda ser usado en la construcción de dispositivos semiconductores como los diodos.

Sin embargo, el disulfuro de molibdeno tiene una movilidad electrónica baja frente a los semiconductores convencionales de silicio o arseniuro de galio, lo que limita la banda de frecuencias en el que se puede usar. Lo que los autores del “paper” han logrado es llegar a una frecuencia de corte usando este semiconductor como diodo rectificador de 10 GHz. Lo cual es un logro evidente. La cuestión es ¿cómo se trata en los medios este avance?

TITULARES SENSACIONALISTAS EN BUSCA DE CLICS

Pongo sólo dos artículos encontrados en los medios, como referencia, aunque por supuesto tenemos muchos más y casi todos han caído en el mismo sensacionalismo. El artículo de El Mundo [2] titula “Un científico español crea una antena capaz de convertir en electricidad la señal WiFi”. Si bien es cierto que el Prof. Palacios, además de ser español, es el director del equipo multinacional de ingenieros del MIT que han conseguido el logro del que hablaba antes, hay que indicar al redactor de la noticia que todas las antenas, desde que se utilizan, convierten la señal WiFi (o la de radio, o la de TV, es lo mismo) en señal eléctrica PORQUE SON SEÑALES ELÉCTRICAS. No son ectoplasmas, ni algo esotérico que viaja por el aire. Se generan mediante equipos eléctricos y por tanto, son susceptibles de ser captadas por otros equipos eléctricos. Si no, no habría comunicaciones inalámbricas como las que llevamos emitiendo desde que Hertz hiciera su primera transmisión radiada en 1887 (ya ha llovido desde entonces). El titular, que también reproduce Vozpopuli [2] con la misma intención (y casi todos han reproducido lo mismo), demuestra que no se ha hecho una verdadera revisión de estilo y menos se ha consultado éste con expertos en el tema.

El artículo de El Mundo parece que pretende ser una entrevista con el Prof. Palacios. Pasa lo mismo con el de Vozpopuli, aunque dudo mucho que ningún medio español haya acudido al MIT a entrevistar al director de este equipo de tecnólogos. Más bien creo que están usando alguna entrevista realizada al ingeniero y de esa forma desarrollan la noticia. Aunque la proximidad de la publicación del “paper” en Nature (todo se publica el mismo día 28 de enero) me muestra que habrán buscado una publicación americana y habrán traducido con el Google Translate. No sería la primera vez.

En el artículo de El Mundo hay una frase que todavía rechina en mis oídos: “Los ingenieros han conseguido desarrollar una antena que captura las ondas electromagnéticas, incluidas las que se transmiten en una conexión inalámbrica, en forma de corriente alterna”. Habría que decirle al autor que todas las antenas son capaces de capturar las ondas electromagnéticas, INCLUIDAS LAS QUE SE TRANSMITEN EN UNA CONEXIÓN INALÁMBRICA PORQUE SON ONDAS ELECTROMAGNÉTICAS. De hecho, su router inalámbrico tiene antenas, ya sean externas (ésas se ven) o internas (para verlas hay que desmontar el equipo). Pero toda onda electromagnética radiada se capta con antenas, no sólo la WiFi, sino la radio convencional, la TV y las señales de satélite.

Vozpopuli tampoco trata con rigor el “paper”. Iniciando con un “Imagine un mundo en el que los teléfonos móviles, los ordenadores portátiles y el resto de dispositivos se cargaran sin baterías y de manera remota”, cometen un despropósito del tamaño de un camión: si los móviles no tienen baterías… ¿qué vas a cargar? Lo que se cargan son las baterías, la electrónica de un móvil necesita una alimentación de DC para poder funcionar y eso se lo proporciona la batería. Y ya hay cargadores inalámbricos para móviles, usados precisamente para cargar la batería. Lo que pasa es que esos cargadores se basan en acoplamientos inductivos en campo cercano y no en la energía radiada en el espacio libre. Lo coherente hubiese sido decir Imagine un mundo en el que su móvil no tenga batería y se alimente a través de la emisión de radio presente en el espacio. Muy futurista e hiperoptimista (mucho tienen que bajar los consumos de los móviles para poder alimentar con energías tan bajas los dispositivos electrónicos que contienen), pero por lo menos se ajustaría más a lo que es el “paper” publicado.

Otro de los despropósitos de Vozpopuli se da cuando dicen que los dispositivos capaces de convertir ondas electromagnéticas de corriente alterna en electricidad se conocen como “rectennas” y hasta ahora eran rígidas y basadas en materiales demasiado caros para producirlos a gran escala. Que son rígidas, es cierto, pero que están basadas en materiales demasiado caros para producirlos a gran escala es una patraña. La mayor parte de las rectenas que aparecen en los cientos de “papers” publicados mundialmente suelen ser semiconductores de uso general, y bastante más baratos que el tratamiento industrial del disulfuro de molibdeno como semiconductor. De hecho, no hay semiconductores electrónicos en el mercado industrial hechos con disulfuro de molibdeno, por lo que, por ahora, la tecnología desarrollada en el MIT, hasta que no se logre un escalado industrial, es como los coches de Elon Musk: caros, con poca autonomía y con plazos de entrega al cliente de eones.

Pero El Mundo no le anda a la zaga cuando dice que en concreto la antena ha llegado a producir unos 40 microvatios de potencia, expuesta a niveles de potencia típicos de las señales WiFi -en torno a 150 microvatios-, una cantidad que según los autores es más que suficiente para iluminar una pantalla de móvil o activar chips de silicio. Aunque de momento son prudentes, sus creadores esperan que la nueva tecnología se pueda materializar en los próximos años. Sí, 40 μW pueden mantener en modo SLEEP un microprocesador sin consumir la batería del dispositivo móvil, permitiendo que se active cuando se necesita usar (entonces tirará de la corriente de la batería), pero para nada será suficiente cuando se quiera activar el amplificador que tiene que emitir la señal GSM, con un pico de emisión de 4 W. Ahí, los 40 μW son como tratar de subir 1000 veces seguidas el Everest. En este caso, lo más lógico es indicar que se obtiene una eficiencia bastante alta con señales muy bajas, ya que si la señal generada en la antena por el campo radiado por un router WiFi es 150 μW (-8,2 dBm) , la eficiencia es del 27% y eso se logra en las rectenas actuales de silicio y arseniuro de galio.

En fin, el tratamiento dado a la noticia es un cúmulo de incorrecciones que se podrían haber solventado publicando la noticia al día siguiente o incluso con dos días, pero bien publicada y con un lenguaje cercano al profano, pero asesorado por un técnico. Mi lenguaje es demasiado técnico y es labor del periodista traducirlo a un lenguaje entendible por su público, no acostumbrado a temas técnicos.

COMO SE DEBERÍA HABER TRATADO LA NOTICIA

Para tratar la noticia en la justa medida, primero hay que leerse el “paper”, para comprender lo que en realidad se ha logrado. En realidad, el “paper” no presenta sueños etéreos de un futuro en el que las paredes de casa van a ser enormes antenas. Con su lenguaje técnico, muestra una serie de experimentos realizados sobre una rectena hecha en perfiles flexibles, y esto es un logro porque los materiales que se habían usado hasta el momento para hacer rectenas flexibles no llegaban a la frecuencia de corte a la que han llegado los tecnólogos del MIT. Con este logro, se puede captar la señal eléctrica que hay en el ambiente y lograr optimizar el consumo de baterías, de modo que el móvil no quite carga a la batería mientras está en modo SLEEP, y estas rectenas pueden ser integradas en dispositivos móviles en las próximas generaciones.

Obviamente hay que procesar debidamente el MoS2 para conseguir el escalado industrial necesario, ya que antenas en formato flexible se fabrican en la actualidad y hay para todos los gustos: de banda estrecha, de banda ancha, multibanda, etc. Pero aunque en los artículos hablen de que con esta tecnología ya no necesitaremos extraer litio para las baterías, hay que recordar también que el disulfuro de molibdeno es un mineral y hay que extraerlo de la tierra, que no crece en los árboles.

Por supuesto que felicito al Prof. Palacios y a su equipo por el logro conseguido, recordando también que la ciencia no tiene nacionalidad y que no es una competición. Tampoco es bueno tratar estas noticias como si hubiese ganado Nadal un Grand Slam o Alonso las 24 horas de Le Mans. El equipo es multinacional como todo lo que se hace en el mundo investigador: recurres a los mejores, sin importar la nacionalidad, porque sus resultados contribuyen al cuerpo del conocimiento y al estado del arte.

REFERENCIAS

    1. Zhang, Xu et al.,”Two-dimensional MoS2-enabled flexible rectenna for Wi-Fi-band wireless energy harvesting“, Nature, Ene. 28, 2019, DOI: 10.1038/s41586-019-0892-1
    2. Herrero, Amado, “Un científico español crea una antena capaz de convertir en electricidad la señal WiFi“, El Mundo, Ene. 28, 2019
    3. Un ingeniero español crea la primera antena que convierte el WiFi en electricidad“, Vozpopuli, Ene. 28, 2019
Anuncios

Un pensamiento en “La importancia de una divulgación seria y contrastada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s