SHARENG Divulgación

Inicio » Análisis » La nueva antenización TDT

La nueva antenización TDT

… y las leyes “milagro”

Parece que el gobierno español tiene pensado realizar, a dos años del apagón analógico de 2010, una nueva reubicación espectral del recién inaugurado espectro de la Televisión Digital Terrestre. Una reubicación que, en la mayoría de los casos, puede suponer a las comunidades de vecinos una factura obligatoria de entre 400 y 500€, y que podría llegar a los 2.000€ en algunos sitios. ¿Es un nuevo canon? ¿Qué conseguimos con ello?

En el año 1999 se puso en marcha el primer proyecto de Televisión Digital Terrestre, a través de la plataforma QuieroTV. A dicha plataforma le asignaron los canales 66 a 69 para la emisión de sus contenidos, pero su éxito fue escaso debido a la existencia de canales de emisión libre y las pocas ganas de la población por abonar por canales que puede recibir de forma gratuita. Si a eso le añadimos que incluyeron programas con restricción horaria, el éxito de los canales de pago terrestre es claramente un fracaso. Identificar antena yagi con pago no es una política correcta, y Quiero TV lo pagó con una decadencia que dejó libre e inutilizado el tramo final del espectro, y varios equipos funcionales cogiendo polvo en los tejados.

En el año 2007 se planifica el apagón analógico, con el trasvase a digital, del espectro de emisiones libres analógico a una nueva tecnología que requiere, en algunos casos, una reantenización (con facturas del orden de 1.000€ para las comunidades) y la adquisición de dispositivos para adaptar los receptores de TV analógicos a tecnología digital. Para ello se aprovechan los canales vacíos de la antigua plataforma QuieroTV, con el fin de que se usen los 4 multiplex para albergar las programaciones privadas, en formato de frecuencia única (los mismos canales para todo el territorio español), mientras que RTVE podía optar a un multiplex asignado en cada territorio para su difusión. El plan digital consistía en:

1) Migrar todos los contenidos que se emitían en analógico a los nuevos multiplex digitales.

2) Fomentar la introducción de programación de calidad, temática e impulsora de la TDT, a través de programas temáticos.

3) Asignación de nuevos multiplex para la reordenación del espectro y reubicación de los canales altos para comunicaciones inalámbricas móviles.

El plan se ha seguido hasta…

… la migración de los contenidos analógicos a los multiplex existentes. Debido a la existencia de QuieroTV, la mayoría de los reemisores nacionales cubrían el espectro de los canales 66 a 69, por lo que el añadido simplemente era colocar el multiplex de RTVE, que era variable en función del lugar donde se ubicase.

No obstante, la segunda parte del plan, que competía a los centros emisores, no se ha realizado ni tiene visos de realizarse. En todo caso, se ha rellenado los huecos con canales que los centros emisores ya ofrecían en sistemas de Televisión por Cable y ni siquiera han planteado una mejora de los servicios que estos emisores, como usuarios del TDT, debían proporcionar.

Ahora, el gobierno de España vuelve a plantear una reantenización. En plena crisis y, encima, sin dotaciones ni ayudas a la antenización. Mucho me temo que esta nueva reantenización, a la vista del incumplimiento de los centros emisores de su parte del plan termine con el hartazgo de la gente, que acudirá a cualquier centro comercial a comprar su antena individual para ver los cuatro canales que en realidad ve, puesto que volver a poner dinero para reantenizar la azotea teniendo en cuenta que la oferta es la que es, no es de recibo.

La mayor parte de los equipos…

… sino todos, están sin amortizar. Las comunidades pusieron los equipos con el fin de poder adaptarse a un apagón que se les acercaba. Aceptaron facturas leoninas en aquella época puesto que no querían quedarse sin televisión, y aunque en algunos casos fueron subvencionadas, la Televisión Digital Terrestre todavía tiene problemas de emisión en algunos lugares donde la sombra deja lugar al silencio más oscuro.

Puede que una reantenización lance a un sector gravemente dañado por la caída del sector de la construcción y alivie los años de penuria que ha pasado. Pero vuelve a ser pan para hoy y hambre para mañana, a no ser que el gobierno tenga planteado cambiar el espectro cada dos años y así, el sector de la antena tenga un mercado asegurado a costa de una “ley-milagro”, esa ley que permite actuar sobre el mercado una y otra vez para resucitar tecnologías que ya están más que cubiertas en lugar de preocuparse en vislumbrar otras nuevas. Porque un gobierno que ha renunciado a la I+D+i en detrimento de mantener un estado de cosas obsoleto es un gobierno en busca de la “ley-milagro”: la que nos proporciona pan para hoy y hambre para mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: